Consejos para elegir las sábanas para la cama de los peques


Consejos para elegir las sábanas para la cama de los peques

Consejos para elegir las sábanas para la cama de los peques

La elección del juego de sábanas para la cama, principalmente para la cama de los peques de la casa, es algo que tiene diversas componentes: climatológicas, geográficas, culturales… por tanto no es algo que venga definido en un libro y que haya que tomarse al pie de la letra de forma universal. No obstante, existen ciertas recomendaciones que intentaremos plasmar en este artículo de nuestro blog.

Un poco de historia y tradición

Generalizando, en España la forma tradicional de vestir la cama ha sido siempre:

  • Un juego de sábanas de tres piezas: bajera, encimera y funda de almohada.
  • Una o dos mantas sobre la sábana encimera, dependiendo de las condiciones climatológicas.
  • Una colcha sobre las mantas.

Teniendo en cuenta que España es un país cálido y que las temperaturas salvo ocasiones excepcionales no bajan en todo el año mucho más de cero grados, esta es una opción que se ha mostrado muy versátil porque permite añadir o quitar mantas según la temperatura de cada momento o elegir sábanas más o menos cálidas.

Cama vestida al estilo español

Sin embargo, en la mayor parte de países de Europa, con una climatología más adversa, la tradición es bien distinta. generalmente la cama se viste con:

  • Una sábana bajera.
  • Un nórdico (duvet nórdico o funda con relleno).
  • Almohadones con funda (mucho más parecido a cojines que a las almohadas tradicionales en España) en lugar de almohada con funda.

Y nada más. Esto es así porque los edredones nórdicos o las fundas con rellenos nórdicos tienen propiedades térmicas que permiten conservar el calor corporal al ser unos estupendos aislantes térmicos. Propiedades que se ven mermadas si se interponen elementos como sábanas encimeras o mantas entre el cuerpo y el nórdico.

Cama vestida al estilo europeo

En las últimas décadas, en España hemos ido incorporando tradiciones del resto de Europa, pero “a nuestra manera”, vistiendo nuestra cama con todo tipo de combinaciones:

  • Sábana bajera, encimera y nórdico.
  • Sábana bajera, encimera y funda con relleno nórdico.
  • Sábanas térmicas (bajeras y encimeras) con mantas y fundas nórdicas.
  • Etcétera.

Muchas de estas combinaciones no permiten obtener el mayor provecho de la incorporación de edredones y rellenos nórdicos a nuestras costumbres (y los más ortodoxos se echarían las manos a la cabeza). Y en muchos casos la elección de la sábana es algo crucial dependiendo del tipo de combinación que se realice.

¿Qué tipos de sábanas existen?

Existen muchas clasificaciones: dependiendo de su composición, de su sensación térmica, de su fabricación… pero la pregunta que usualmente recibimos en enZina Store es “¿son de invierno o de verano?, ¿Son calentitas o son fresquitas?”, así que vamos a explicarlo desde esta óptica.

  • Sábanas de verano: son las sábanas más utilizadas durante todo el año. Son sábanas de tela, “las de siempre”. Suelen estar compuestas de tejidos nobles como algodón o lino (menos habitual) aunque en ocasiones es una combinación de algodón y tejidos sintéticos. En términos caloríficos, estas sábanas son las que tienen el tacto más frío, pero son una buena opción si queréis tejidos naturales. Suelen ser duraderas y en general se suelen utilizar durante todo el año con una mayor incidencia en las estaciones cálidas o templadas (de primavera a otoño).

Sábanas de tela

  • Sábanas de invierno, térmicas o “calentitas”: son las sábanas que nos gusta utilizar principalmente durante el invierno porque su tacto es menos frío que el de las sábanas de tela y porque abrigan más. Su grosor suele ser mayor que las sábanas de tela y su composición y métodos de fabricación son también distintos. Existen en la actualidad diversos tipos, pero los más comunes son estos tres.

    • Sábanas de franela: son sábanas generalmente de algodón. Durante su fabricación, se procede al cepillado o cardado de la sábana, lo que provoca que los filamentos se abran y de esta forma ofrecen un tacto suave y la sábana adquiere más cuerpo. Este proceso de cepillado se denomina “perchado” y se pueden encontrar sábanas de franela con perchado a una o dos caras. Si es doble, ofrecerá esta sensación térmica y este tacto por ambas caras. Si no, sólo lo ofrecerá por la cara que se haya cepillado. Son las más finas y menos caloríficas de las “sábanas de invierno”, pero de las sábanas cálidas son las que encontrareis fabricadas con tejidos naturales.

Sábanas de franela

    • Sábanas pirineo: son las que primero comenzaron a llamarse “sábanas térmicas”. Su composición es de poliéster y son gruesas (hasta 10 veces más gruesas que unas de franela). El tejido está confeccionado de tal forma que aísla del exterior, aprovechando el calor corporal. Son suaves. La sensación térmica de estas sábanas es alta; está entre las sábanas de franela y las de coralina que veremos a continuación.

Sábanas de pirineo

    • Sábanas de coralina: las características térmicas de las sábanas de coralina son muy similares a las de las sábanas pirineo. Fabricadas en poliéster y otros tejidos sintéticos pueden ser incluso 2-3 veces más gruesas que las pirineo pero son muy ligeras. La gran diferencia de estas sábanas es su tacto aterciopelado, recomendado incluso como medio de relajación o antiestrés. Igual que las sábanas de franela se fabrican con un proceso de peinado del tejido, a una o dos caras, pero consiguiendo una sábana de hasta un centímetro de grosor.

Sábanas de coralina

Están apareciendo otras variantes menos comunes y aún no demasiado arraigadas como las sábanas de sedalina, microlina o nacarina, muy similares a las sábanas de coralina pero utilizando otros tejidos que van apareciendo en el mercado.

Por supuesto de cada tipo de sábana existen diversas calidades (y precios) que vienen determinados por la cantidad de tejido empleado en su confección, es decir, el gramaje de la sábana. Si las sábanas son más tupidas y se han empleado más hilos por metro cuadrado en su confección, su calidad, durabilidad y resistencia será mejor. Por ello sábanas del mismo tipo pueden tener precios muy dispares.

¿Qué sábana elegir?

Pues, como hemos comentado al principio del artículo, depende de muchos factores. Principalmente de cuál sea tu intención a la hora de vestir la cama.

  • Me gusta el estilo tradicional español: Entonces es sencillo. Usa las sábanas que más te apetezcan teniendo en cuenta que las que menos abrigan son las de tela (verano) y las que más las de coralina, justo en el orden que las hemos ido explicando. Añade tantas mantas como desees y finalmente una colcha bouti o edredón fino.
  • Me gusta el estilo tradicional europeo: Entonces no uses encimera. Utiliza cualquiera de las sábanas, pero sólo la bajera, y cúbrete exclusivamente con un duvet nórdico o funda con relleno nórdico del grosor necesario según el clima de tu zona. No utilices sólo un edredón “convencional” o una colcha bouti porque no tienen las propiedades térmicas de los duvets-edredones nórdicos ni de los rellenos nórdicos. No introduzcas mantas ni uses encimera que te separe del nórdico.
  • Me gusta el estilo español, pero tengo edredón-duvet nórdico o funda con relleno nórdico: sorprendentemente, según la experiencia de enZina Store, eres como la mayoría. En general quienes utilizan este sistema lo hacen para evitar el peso de las mantas a cambio de sustituir una colcha bouti o edredón tradicional por uno de tipo nórdico (duvet o funda con relleno). No es lo más correcto, pero es que tenemos muy arraigado eso de arroparnos con una sábana. Si este es tu caso, utiliza siempre las sábanas menos térmicas que puedas. Por ejemplo sábanas de verano (bajera y encimera) y sobre ellas el nórdico. Si te gusta el tacto menos frío, utiliza sábanas de franela (bajeras  y encimera), aunque estarás restando poder calorífico al nórdico. También puedes utilizar una combinación: las bajeras de pirineo o coralina y la encimera de tela. Pero en cualquier caso, no es una buena combinación utilizar encimeras de coralina o pirineo cuando usas un nórdico. No porque sea malo, sino porque aunque pueda parecer lo contrario, estás limitando los efectos caloríficos que puede proporcionar el nórdico. Es decir, consigues menos calor que sólo con el nórdico.

Esperamos que estas indicaciones os ayuden a elegir adecuadamente vuestras sábanas y a sacarles el mayor partido posible. ¿Cómo vestís la cama de vuestros peques? Dejadnos vuestros comentarios o vuestros propios consejos.



Tweet

Deja tu comentario

* Nombre:
* E-Mail: (No se publicará)
   Sitio web: (Url con http://)
* Comentario:
Código de seguridad

Carrito 0 Producto Productos vacío    

Ningún producto

A determinar Transporte
0,00 € Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra
Cantidad
Total
Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su carrito.
Total productos:
Total envío:  A determinar
Total
Seguir comprando Ir a la caja

Opiniones


  • Servicio súper rápido ¡hice mi pedido el domingo y el martes ya tenía las sábanas! Muy bonitas.

    Patricia Teja, Sevilla
  • Estoy encantada con mi edredón y sobre todo con el trato recibido. Recomendable 100%.

    Isabel, Valencia
  • Excelente servicio, recomiendo la página. Muchas gracias.

    Julia, Madrid
Opina sobre nosotros

últimos posts


¿QUIERES QUE TE LLAMEMOS?
Déjanos tu teléfono y contactaremos contigo lo antes posible.





Acepto la política de privacidad

*Campos obligatorios